jump to navigation

Casi cuatro millones de refugiados iraquíes 30 enero, 2007

Posted by marconius in El problemático Oriente.
trackback

Según los últimos datos de la ONU el caos que es Irak ya ha causado el mayor movimiento de población vivido en Oriente Medio desde la fundación del estado de Israel en 1948.

A día de hoy se cuentan más de tres millones y medio de iraquíes que se han visto obligados a desplazarse debido al conflicto que desgarra Mesopotamia. Más de dos millones han marchado fuera de sus fronteras y casi otros dos millones más se encuentran desplazados dentro de su propio país.

Tal cantidad de refugiados, la mayoría de los cuales ha dejado sus hogares durante este último año de violencia sectaria, supone que aproximadamente uno de cada seis iraquíes (Irak tiene una población estimada de 24 millones de habitantes) han abandonado ya su patria.


Según los últimos datos que arroja la ONU sobre Irak ya hay 1,7 millones de refugiados internos y más de dos millones de refugiados en el extranjero.

Las cifras de personas desplazadas difieren no obstante entre las oficiales que la ONU maneja a través del ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados) y las arrojadas por diversas fuentes locales.

Al parecer, de todos estos refugiados que han emigrado al extranjero, la mayor parte lo han hecho a la vecina Jordania, en donde se encuentran más de un millón. Siguen como países receptores Siria, en donde se han refugiado entre 40.000 y medio millón de refugiados, Egipto con otros 100.000, Irán con entre 50.000 y otros 100.000, Arabia Saudí y Kuwait con otros 100.000 entre los dos, los Emiratos Árabes Unidos con otros 200.000, o el Líbano con otros 40.000. Muchos refugiados tienen a su vez la intención de reasentarse en un futuro en EEUU y en Europa.

Las cifras las publica el ACNUR días después de que anunciase que, debido a la cada vez mayor afluencia de refugiados y al continuo deterioro de la situación en Irak, había tenido que replantearse su actividad en Mesopotamia. “ACNUR ha tenido que replantearse de nuevo todo el trabajo que ha hecho en los últimos tres años, porque nosotros hemos trabajado siempre suponiendo que la situación se estabilizaría, pero cada vez se han producido más casos de desplazamiento vinculado a ese tipo de violencia sectaria y étnica”, dijo en su día Francesca Fontanini, portavoz del organismo en España.

El ritmo de desplazados crece

Según los datos del ACNUR el ritmo al que los iraquíes abandonaron sus casas y se convirtieron en desplazados aumentó durante este último año. Así, aproximadamente entre 50.000 y 100.000 iraquíes habrían huído de sus casas cada mes durante casi todo el 2006.

El aumento de los desplazados se debe sobretodo a la oleada de enfrentamientos sectarios que han sacudido Irak desde el 22 de febrero de 2006, tras la destrucción de la mezquita de Askariya en Samarra, y que han sido los causantes de un enorme agravamiento en las condiciones de vida diaria de la población civil iraquí, y de la muerte según la ONU de 36.000 iraquíes tan sólo durante el 2006.

Curiosamente hay una minoría especialmente perjudicada entre estos refugiados: la de los palestinos que habitaban en Irak acogidos por Saddam, de los que han muerto más de 500 tras la caída del dictador. Los palestinos iraquíes son el objeto de una declarada sentencia de muerte decretada por varias milicias y grupos sectarios debido al trato preferencial que recibían en su día de Saddam Hussein.

Otros peligros

Además de las duras condiciones de vida que en muchas ocasiones han de afrontar los refugiados, los masivos desplazamientos, según se alerta, pueden tener otros efectos negativos secundarios, en este caso en la estabilidad interna de los países receptores vecinos. Esta inestabilidad podría ser debida a muy diferentes causas:

El peligro puede residir en la confesión de los iraquíes recién llegados a sus países de acogida, en el caso de naciones muy divididas sectariamente como Líbano, o que se apoyan en una minoría gobernante como Siria (gobernada por una facción chií y que no hace más que recibir sunníes de Irak) o que ya tienen tensiones internas como Irán (de mayoría chií pero con una minoría árabe sunní al suroeste y otra árabe kurda al noroeste).

En otros casos se teme que los países receptores sencillamente no puedan digerir tal cantidad de refugiados, como es el caso de Jordania y su escasa población de casi 6 millones de habitantes que acoge a un millón de desplazados.

Y en otros casos se teme por la estabilidad política de los gobiernos receptores, como en el caso de Arabia Saudí (con minorías chiíes y con numerosos extremistas sunníes que cuestionan a sus gobernantes y que podrían reforzarse con los provenientes de Irak) o Kuwait.

Las funestas consecuencias que sobre la estabilidad de los países vecinos pueda tener la guerra de Irak ha sido precisamente una de las principales y más repetidas predicciones que se han hecho sobre las posibles secuelas que el conflicto puede causar en todo Oriente Medio.

 

La de los refugiados no es sino una prueba más entre tantas otras (hay muchísimas para escoger) del desastre humano que es la guerra de Irak y del desastre de humanos que son también a su vez quienes la iniciaron y quienes la continúan. Y las cosas siguen empeorando cada día que pasa.


Refugiados iraquås (Fuente: images.scotsman.com)

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: