jump to navigation

Los ejércitos privatizados, una tendencia creciente 20 diciembre, 2006

Posted by marconius in Dinero.
trackback

La política de emplear de forma masiva a contratistas de empresas de seguridad en los conflictos bélicos representa una tendencia creciente desde el final de la guerra fría, y debe su eclosión y su actual bonanza a las políticas neoliberales que conocidos políticos del Gobierno de Bush padre, como Richar B. Cheney, llevaron a cabo a principios de los 90.


El señor Dick Cheney (Fuente: Wikipedia) 

En el actual conflicto iraquí hay 100.000 contratistas trabajando para el ejército estadounidense, mientras que en la pasada guerra del Golfo no llegó a haber más de 10.000.

No es casualidad el tan altísimo número de contratistas que hay hoy en Irak. La privatización en el campo de la defensa ha sido un factor constante en el ejército de EEUU desde el final de la guerra fría. Tareas que una vez estuvieron reservadas a los soldados, como proveer de seguridad, interrogar a los prisioneros, construir bases militares o cocinar, se dejan cada vez más a menudo en manos de compañías privadas.

De hecho, informes indican que, hoy por hoy, una tercera parte de las funciones del Ejército norteamericano está en manos de compañías privadas (incluido el mantenimiento y el manejo del Air Force One), que tienen una cifra de negocio superior a 100.000 millones de dólares. En Irak, por ejemplo, cuestiones tan básicas como la entrega de correo o la distribución y reparto de alimentos a los soldados americanos corren a cargo de estas empresas.

Negocio en auge

Este proceso comenzó al final de la guerra fría, pero tomó su impulso definitivo cuando Dick Cheney, secretario de Defensa con Bush padre como presidente, encargó a comienzos de los 90 el primer estudio para impulsar la privatización del Ejército. Dicho estudio fue elaborado precisamente por Brown & Root, quizás por casualidad contratista hoy en Irak, y además filial de Halliburton, empresa que luego dirigiría el propio Cheney. El informe resultante llegó a la conclusión de que era mucho más efectivo y barato ceder ciertas tareas militares a empresas privadas contratadas por el Gobierno (postulado que todavía no se ha llegado realmente a demostrar, como denuncian muchos políticos estadounidenses a menudo).

Desde entonces la tendencia ha sido imparable: Primero, 10.000 contratistas en la primera Guerra del Golfo por un contrato de 9.000 millones de dólares con Brown Root, (subsidiaria de la omnipresente Halliburton). Hoy 100.000, trabajando para una amalgama de decenas de empresas que, en mucha ocasiones, cuentan con más personal que los contingentes de muchas de las naciones coaligadas con EEUU que han mantenido o mantienen sus tropas en Irak.

Algunas de las que han encontrado su sitio en el caos de Irak

Hoy en Irak, por ejemplo, se encuentran empresas como Global Risk, con más de mil cien hombres y que cuenta con decenas de ex-soldados gurkas.

También DynCorp International, con personal curtido en la lucha contra la guerrilla en Colombia, y que tiene cerca de 1.500 empleados en Irak, muchos de los cuales ayudan a entrenar a la policía iraquí.

Kellogg, Brown and Root, (Halliburton-Cheney) tiene una de las mayores compañías contratistas en Irak, y asegura tener a más de 50.000 empleados y subcontratistas trabajando en Irak, Afganistán y Kuwait.

MPRI, una unidad de L-3 Communications, cuyo personal está capitaneado por el ex general veterano de la primera Guerra del Golfo Carl Vuono, tiene unos 500 empleados trabajando en 12 proyectos, que incluyen proveer de asesores al Ministerio de Defensa iraquí para la elaboración de planes estratégicos, elaborar presupuestos y establecer una oficina de relaciones públicas.

Titan, otra división de L-3 Communications, tiene 6.500 intérpretes en el país.

Vinnell también está presente en Irak, con varios años de experiencia adiestrando a la Guardia Nacional de Arabia Saudí.

Una empresa paradigmática es Blackwater USA, que tiene más de 1.000 empleados en Irak, la mayoría de los cuales proveen seguridad privada. Blackwater posee una base de entrenamiento en Carolina del Sur, que comprende un terreno de 1.000 hectáreas de bosques y campo. Su tecnología es tan sofisticada que muchos soldados de EEUU son enviados allí para especializarse. Miembros de Blackwater eran precisamente los contratistas cuyos cadáveres fueron quemados y después colgados de un puente en Faluya el 31 de marzo del 2004.

Recolectando mercenarios en el supermercado mundial

Las empresas contratistas de seguridad recolectan su personal en todo el mundo, y sus peripecias no se limitan solamente a Irak. Especialmente queridos son los ex-agentes británicos que lucharon en la guerra sucia contra el IRA, los antiguos militares sudafricanos fogueados en guerras como las de Namimbia o en la represión ejercida contra los negros por el establishment, o los soldados de las pasadas guerras de los Balcanes…

Una zona del mundo a la que se recurre a menudo para ese tipo de personal es Hispanoamérica. De allá aportan sus servicios ex-militares del muy bien formado y mimado ejército chileno, colombianos cutidos en la lucha contra las FARC, centroamericanos que se ofrecen por muy poco dinero…

Por poner un ejemplo, una empresa estadounidense llamada Triple Canopy, una corporación creada en 2003 en Illinois que, debido a sus contactos con el gobierno de George W. Bush, obtuvo rápidamente millonarios contratos con el Departamento de Estado para proteger oficinas del gobierno provisional iraquí, está contratando a centenares de mercenarios peruanos para llevarles a Irak, aprovechando la experiencia de varios policías y militares en la lucha contra Sendero Luminoso.


Mercenario muerto en Faluya (Fuente: Reuters)

Comentarios»

1. Juna Estuardo Orzoco Bautista - 25 enero, 2007

Necesito saber mas acerca de las tendencias a las cuales se ven encaminados los ejercitos Centroamericanos, pues tengo un punto de tesis a desarrollar y necesito esa informacion.

2. eduardo aqino risco - 8 septiembre, 2007

hola me llamo edardo aqino risco y soy ex-infante de marina del peru y en la actalidad trabajo en el INPE instituto nacional penitenciario pero el sueldo rs muy poco y deseo trabajar en irack y deseo cales son los requisitos para poder trabajar y cales som las compañias y direcciones y telefono aqi en lima peru tengo mas de 15 años de experiencia en seguridad y tengo 34 años

3. ciberanarkia - 29 octubre, 2008

haber majetes,solo sabesis ser putos mercenarios sin cerebro ni razon,a ordenes de un pais opresor y para aniquilar a un pueblo que sufre,primero os daria el numero de telesuicidate,pero como os veo tan flipaos y igual llamais,os pondre este 902 119 133 (información para asociados/as: modificaciones, asuntos administrativos, aportaciones, etc…)+ 34 91 310 12 77 (información general) y os preguntareis,de que o quien es?,pues de amnistia internacional,estoy seguro de que habiendo estado en conflictos belicos o fuerzas armadas,o el que mas delito tiene el del bachillerato,seguro les interesa vuestra ayuda o curriculum,para ayudar a muchas personas.

asi por cada bala que dispares,mueran 7 personas que quieras cerca de ti,esto va dedicado a todos aquellos mercenarios sin corazon que asesinaron a la familia de mi amigo allen en croacia y a todos aquellos que al dia de hoy aun quieren guerras,eran mercenarios,o soldados,que honor hay en eso,matar a dos niñas,violadas y a su mujer.

4. francisco - 10 julio, 2012

quiero integrar al trabajo,fui uniformado por 5 años fui instructor de infenteria.tengo licenci clase b y conozco de armamento


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: