jump to navigation

Los asedios de Faluya: el asalto final 20 diciembre, 2006

Posted by marconius in El problemático Oriente.
trackback

(Viene de antes: Los asedios de Faluya: el primer asedio)

Una vez desatada la serie de ofensivas de finales de verano del 2004 (desde entonces una suerte de costumbre anual entre los militares estadounidenses en Irak), el Pentágono se dispuso a librarse de una vez por todas de la espina que tenían clavada desde la primavera: Faluya. Tras el brutal asalto, miles de personas murieron y la ciudad quedó desierta y casi enteramente destruída.


 Francotirador marine en Faluya (fuente: fototime.com)

A finales de octubre se anunció la posibilidad de un nuevo asalto a Faluya, y se hicieron los preparativos de la que se llamaría “Operación Furia Fantasma”.

Soldados británicos tomaron posiciones al este del río Eúfrates, mientras los marines controlaban las carreteras al oeste y norte de Bagdad. El día 15 se cerró el cerco sobre Faluya, por parte de algo más de 10.000 marines y más de 4.000 soldados iraquíes y peshmergas kurdos.

Iyad Allawi, primer ministro interino iraquí nombrado por Estados Unidos, puso como condición para evitar el asalto que Zarqawi fuera entregado por los pobladores de la ciudad.

Al menos entre las dos terceras partes y el 90% de los residentes huyeron antes de empezar el ataque, pero quedaron muchos miles, y diversos grupos en representación de los vecinos de Faluya enviaron una carta a Kofi Annan para que se evitase el asalto.

Asalto a Faluya (Fuente: al-qaeda.blogspot.com)

Comienza el asalto: ¡Hua!

El 8 de noviembre, apenas unos días después de que George Bush fuese reelegido para su segundo mandato en las presidenciales de EEUU, y tras varios días de bombardeos aéreos y artilleros, Allawi dio su aprobación oficial y comenzó el asalto.

Los marines volvieron a aislar la orilla derecha del río y el hospital general del resto de la ciudad, y penetraron por los barrios del norte. La resistencia se reconcentró en el centro de la ciudad y el barrio de Jolán.

La lucha fue encarnizada. El segundo día, los estadounidenses afirmaban controlar ya el 70% de la ciudad. Sin embargo, hasta el día 14 no se declaraba oficialmente el final de la operación, y eso aunque los propios mandos estadounidenses reconocían que necesitarían varios días más para limpiar los focos de resistencia, y grupos guerrilleros siguieron, de hecho, hostigando a los invasores hasta finales de diciembre.

Misión no completa

La toma de la ciudad no sirvió para alcanzar ninguno de los objetivos propuestos:

La mayor parte de los insurgentes se retiró a los pocos días de empezar el asalto para evitar su destrucción, y la resistencia extendió sus actividades en “segundos frentes” de Irak de forma simultánea:

Casi al mismo tiempo que se tomaba Faluya, Ramadi era ocupada por guerrilleros, asaltada por tropas estadounidenses y vuelta a ocupar por insurgentes en cuanto éstas se retiraron. Hit corría una suerte parecida el día 10 de noviembre, cuando fue tomada tras tres días de combates.

Dos días después de iniciarse el asalto a Faluya, centenares de insurgentes ocupaban Mosul, la tercera ciudad del país, sin la oposición de fuerzas estadounidenses o iraquíes. Casi la totalidad de la policía de Mosul huyó o se pasó a los rebeldes, y el Pentágono tuvo que emplear 2.500 efectivos propios y 1.800 peshmergas kurdos para poder controlar nuevamente la ciudad el 16 de noviembre.

Al tiempo, estallaban fuertes combates entre insurgentes y tropas norteamericanas en Baquba, Hadita, Samarra, Tikrit, Bayji, Kirkuk, Iskandariya y varios barrios de Bagdad, y la insurgencia se fortalecía en las áreas próximas a Faluya.

Además, las fuerzas invasoras hubieron de admitir que Al Zarqawi no estaba en Faluya, y por otra parte, la argumentación de que la ciudad era un feudo de la red de al-Zarqawi y de los muyahidin extranjeros no pudo ser acreditada: de los aproximadamente 1.600 iraquíes de entre 15 y 55 años que fueron detenidos en la ciudad, sólo 30 eran extranjeros.

Según el Pentágono, 1.200 insurgentes murieron en la toma de Faluya. El ejército norteamericano reconoció a su vez 71 muertos y 623 heridos entre sus propios marines.

Calles de Faluya

Crímenes de guerra

La actuación de las fuerzas estadounidenses en el asalto a Faluya ha sido ampliamente denunciada como un “crímen de guerra”: El 70% de la ciudad quedó completamente destruída, y los miles de civiles que quedaron atrapados malvivieron en medio de los combates, privados de agua, de medios sanitarios y de electricidad.

Ninguna fuente oficial norteamericana intentó nunca facilitar datos o estimaciones sobre el número de civiles muertos, y tanto la fiereza de la batalla como el secretismo de los militares y la falta de acceso a la ciudad de medios independientes hacen que el número de muertos sea todavía hoy un enigma. Las cifras más bajas arrojan cerca de más de mil muertos, pero otras, como el portavoz del la Media Luna Roja Iraquí, indicaban ya a finales del 2004 que más de 6.000 vecinos de Faluya como poco podrían haber muerto en la toma de la ciudad.

Los diferentes testimonios recogidos (Fadhil Badrani, Ali Fadhil) hablan de cadáveres en las calles y en las casas, de grupos de hombres de una misma familia que se había quedado guardando sus casas asesinados, de familias que enterraban a sus fallecidos en los jardines por miedo a salir a la calle, del fuego indiscriminado de los marines, de nuevo del aislamiento del hospital principal y los disparos contra las ambulancias, del bombardeo de los hospitales de la ciudad…

Apenas pudieron obtenerse imágenes del interior (exceptuando algunas como éstas, colgadas en la página del periodista Dahr Jamail: www.dahrjamailiraq.com), aunque todo el mundo pudo contemplar en televisión la escena de un marine que ejecutaba a sangre fría a un herido en el interior de una mezquita.

(Haz clic en la imagen para ver el vídeo)

Con el tiempo salen a la luz los trapos sucios

Según fue pasando el tiempo, salieron a la luz aspectos aún más escabrosos del asalto: de los diferentes testimonios, tanto de civiles como incluso de militares estadounidenses, no solamente se insinuaba un ataque brutal y la muerte de multitud de inocentes, sino también el uso secreto de armas prohibidas. Y no solamente los testimonios, pues también las características heridas de numerosos vecinos parecían, en efecto, causadas por armas como el napalm.

Además, llegaban historias acerca de “procedimientos extraños” que los marines llevaban a cabo en las ruinas de la aislada ciudad una vez fue conquistada: al parecer, se estaban demoliendo determinadas casas intactas mientras muchas derruídas no eran tocadas, se estaban sacando toneladas de tierra de puntos muy determinados y transportándose en camiones fuera de la ruinosa ciudad, y los marines estaban lavando a presión determinadas calles con camiones cisterna.

A medida que fue pasando el tiempo, cuando se pudo penetrar en la ciudad y examinar a fondo a los heridos, y sobretodo después del reportaje de la televisión pública italiana RAI, “La matanza oculta”, el ejército estadounidense se vió obligado a reconocer oficialmente que, a pesar de haberlo negado una y otra vez en un primer momento, efectivamente sí, había usado como munición el napalm y el fósforo blanco en Faluya.

Y, en fin, hoy en día la ciudad está como está (ver: Faluya, dos años después del asedio, sigue siendo una ciudad insurgente).


Imágenes de Faluya (haz clic en cada una de las imágenes para ver todas las de cada día):

Faluya sábado 6 de noviembre (Fuente:BBC Mundo)
Faluya lunes 8 de noviembre, comienza el asalto (Fuente: BBC Mundo)
Faluya martes 9 de noviembre (Fuente: BBC Mundo)
Faluya jueves 11 de noviembre (Fuente: BBC Mundo)
Faluya viernes 12 de noviembre (Fuente: BBC Mundo)
Faluya miércoles 17 de noviembre: fin del asalto (Fuente: BBC Mundo)

Comentarios»

1. MARTIN - 5 diciembre, 2008

salgan de ahi yanquis dejen vivir ¿PORQUE DEJAN MORIR? NI SABEN LA CAUSA DE ESTAR AHI MATANDO A GENTE…PERO USTEDES SABEN LO QUE PASA CON ESOS ERRORES DE VIDA…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: